martes, 27 de noviembre de 2007

30 años de ilusiones - El láser

video

Si en Death Saw vimos a David atravesado en 2 partes por una sierra, en esta ocasión el mago de New Jersey va un poco más allá: The laser es una excelente muestra de la continua evolución de las ilusiones de Copperfield.

Aparecida en televisión en el especial del 2001 (The Magic of David Copperfield XVII - Tornado of Fire), esta curiosa creación ha sido incluida en las últimas giras mundiales de David: The Best of David Copperfield (1995-1996), Magic is Back - Dreams and Nightmares (1996-1998), Journey of A Lifetime (1999-2000), Unknown Dimension - Global Encounter (2000-2001) y Portal (2001-2002).
La música corresponde a una de las pistas (The Flying Circus) de la película de los años 90 titulada Rocketeer. Su compositor es James Horner. (Parece que David Copperfield se sintió muy atraído por la música de esta película, ya que también decidió utilizar otras dos pistas -Jenny y Neville Sinclair's House- para las ilusiones Uncle Morty & Aunt Ida y Anthrax, respectivamente).

La presentación comienza con dos ayudantes femeninas que descubren el láser que da título a la ilusión. Un haz de luz verde es dirigido a la cintura de Copperfield, al que aparentemente no le sucede nada anormal. Sin embargo, cuando las ayudantes se acercan a David y colocan ante él un rectángulo de tela que tapa la mitad de su cuerpo, podemos comprobar que algo extraño está ocurriendo: el mago se mueve pero sorprendentemente podemos observar que su tronco y sus piernas no siguen la misma dirección, sino que aparentemente están separados. Poco después, David se deshace de la tela que lo ocultaba y en principio aparece en perfecto estado, pero nada más lejos de la realidad: segundos después, podemos ver cómo el cuerpo de Copperfield se separa inexpicablemente, de manera que el tronco se sitúa a la altura de las piernas y los brazos las rodean. En esta inusual "posición", el mago avanza dando pequeños saltos, para finalmente "recomponerse" y volver a quedar unido.


Esta original ilusión supone un paso más en la carrera de David Copperfield: con ella demuestra que el efecto de partición en 2 con la sierra podía ser mejorado e incluso superado (que ya es difícil...). ¿Y quién mejor que el propio David para conseguirlo? Próximamente, nos ocuparemos de otra de las ilusiones "estrella" en la trayectoria del mago norteamericano: Cocoon, un claro ejemplo de fusión de arte, romanticismo e impacto.

¡Hasta la próxima!

No hay comentarios: